Si haces yoga estarás muy relajado

Me ha pasado alguna vez, cuando voy corriendo a algún lugar (y en algún momento de la semana ocurre seguro, soy más bien tardona) que alguien que sabe a lo que me dedico suelta algo del tipo “Vas muy estresada. ¿Tú no hacías yoga?”.

bio_r1_c1Como las veces que me lo decían tenía prisa (obviamente…), no me detuve a reivindicar mi derecho, como persona-que-da-clases-de-yoga, a correr y a estresarme tanto como cualquier otro, de la misma manera que considero tener el mismo derecho que lo demás, si es lo que me toca, a enfadarme, entristecerme o no responder con una sonrisa.

Dejando a un lado el hecho (clave) de que el Yoga no es un instrumento de relajación, aunque pueda producir ese efecto, sino una vía de indagación y conocimiento (sí, es un mensaje demasiado vago y poco atractivo como para hacer márketing con él), hubo un día en que el comentario (de boca del portero de mi casa) se me quedó rondando durante días, ya que me pilló corriendo cuando justo había pasado una larga mañana de esas “relajadísimas”, meditando y practicando yoga. ¿Por qué tenía que salir corriendo? ¿Por qué gestionaba mi tiempo tan mal? ¿Pero no es que estaba relajada y el Yoga nos relaja?

Apenas unos días más tarde, por estas cosas mágicas que ocurren en la vida, escuché comentar a una profesora de zen algo que hasta entonces desconocía,  y es que en los monasterios japoneses, para desplazarse entre estancia y estancia, los monjes suelen hacerlo corriendo. Lo hacen para no quedarse “enganchados” en un estado de relajación profunda (lo que sería algo así como un exceso de activación del sistema nervioso parasimpático, en términos médicos, o un quedarse empanado, en términos castizos de andar por casa 🙂 ).

Es decir, permanecer en un estado constante de relajación no es necesariamente, ni siquiera para los monjes de un monasterio, un estado ideal. Ser capaz de colocarse en un estado de alerta y reaccionar con rapidez cuando es lo que hace falta no es algo indeseable en sí mismo, ya sea porque llegas tarde a una cita, ya porque se te acaba el plazo para presentar la declaración de la Renta (el equivalente actual, supongo, a estar en la selva y ante las fauces de un león) . Todo lo contrario. No es negativo activarse o estresarse cuando lo que toca es reaccionar; lo preocupante es mantenerse en ese estado constantemente y continuar acelerado cuando ya no hace falta, que es lo que suele pasarnos en nuestra vida cotidiana, especialmente si no practicamos Yoga…

Creo que voy a versionar a partir de ahora la clásica frase del relato zen (en el que un discípulo pregunta a su maestro sobre el motivo de su gran sabiduría, y éste responde: “Cuando como, como; cuando duermo, duermo”). A partir de ahora “cuando corro, corro, cuando me relajo, me relajo”.

 

 

 

Advertisements

About Débora Altit

Periodista con más de diez años de experiencia en Periodismo y Comunicación, buena parte de ellos en China. Profesora de yoga, yogaterapia y meditación. Coach y practitioner de PNL. Con formación en Proceso Corporal Integrativo (PCI), Bioenergética, Biodanza... Interesada en el desarrollo personal a través del trabajo integrado de cuerpo y mente.
This entry was posted in Espiritualidad, Uncategorized, Yoga. Bookmark the permalink.

One Response to Si haces yoga estarás muy relajado

  1. Muy bueno. Yo “corro” bastante y el yoga es buen contrapunto. Pero es cierto que no sería bueno correr siempre ni estar siempre relajado.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s