La sutileza del yoga

Después de un agosto de muuucho descanso, vuelvo a casa y retomo el blog…! 🙂 Y, dado que una semana de esas vacaciones la pasé en Francia en un curso de yoga, en una brevísima incursión en el denominado “yoga dinámico”, creado por el inglés Godfrey Devereux, a él va dedicada esta primera entrada.

Godfrey Devereux, en trikonasana

Devereux lleva cuatro décadas dedicadas a la práctica del yoga físico y tuvo algunos maestros ilustres como K. Pattabhi Jois, desarrollador del estilo Ashtanga, o el recientemente fallecido Iyengar, creador también de un estilo de hatha yoga propio, que lleva su nombre. Devereux se convirtió en su país en un reconocido profesor de Ashtanga hasta que se dio cuenta de que, pese a todos los años de dedicación entregada, seguía siendo, según él mismo relata, el mismo idiota de siempre (él utiliza la palabra ‘wanker’). La búsqueda le llevó a la meditación zen y el resultado ha sido tanto una metodología singular y completísima, como una propuesta ideológica muy particular, un poco de punk espiritual, en la que con ironía inglesa desmonta tópicos y suposiciones que para los introducidos en el mundillo espiritual se convierten a menudo, casi sin darse(nos) cuenta, en hechos irrefutables. El trasfondo de su práctica y sus charlas es el menos es más, por lo que promueve evitar el esfuerzo, respetar el cuerpo y contactar con la sensación desde la sutileza y una forma de sabiduría interna que él asocia al placer… Todos ellos conceptos que contrastan bastante con el sacrificio y la férrea disciplina india del yoga.

Es una lástima que Devereux esté tan poco interesado en promocionar su visión y aportaciones (lo considera ajeno a la filosofía que promueve) y que, en esta época en la que estamos tan acostumbrados a encontrarlo todo en la red, haya tan poco material suyo accesible en internet (algunos breves vídeos sí hay, como éste, en el que habla de la transformación del yoga de un método de indagación a otro de auto-desarrollo, o éste y éste, donde habla de sus libros), y que tampoco sus trabajos estén traducidos al español. El yoga hoy día se hace más y más popular en nuestro entorno, pero estamos siguiendo la estela estadounidense y, últimamente, casi cada vez que me entero de la apertura de un nuevo centro, resulta ser un local de Bikram, de hot yoga californiano (¿por qué esa obsesión por sudar mientras se practica, si luego nos pasamos el verano con aire acondicionado?), o escuelas que fomentan ese auto-desarrollo del que hablaba Devereux desde lo puramente estético y muscular. El yoga es el nuevo aeróbic, y no sé si pronto voy a empezar a desear que se pase de moda.

De todos modos, para los curiosos e interesados, existe formación de yoga dinámico en España, ya que uno de los principales discípulos de Devereux, José Luis Cabezas, es español. Devereux mismo, por su parte, visita regularmente nuestro país: éste es el link del programa que impartirá en diciembre en Madrid. ¿Yoga indio con sutilezas zen, de la mano de un inglés? Merece la pena darle una vuelta.

Advertisements

About Débora Altit

Periodista con más de diez años de experiencia en Periodismo y Comunicación, buena parte de ellos en China. Profesora de yoga, yogaterapia y meditación. Coach y practitioner de PNL. Con formación en Proceso Corporal Integrativo (PCI), Bioenergética, Biodanza... Interesada en el desarrollo personal a través del trabajo integrado de cuerpo y mente.
This entry was posted in Danza/Movimiento, Espiritualidad, Meditación/Mindfulness, Yoga and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s