Non ti preoccupare

Decidir / daltitcoachingRecientemente, en una sesión con un ‘coachee’ con problemas para tomar una decisión importante en su vida, éste me decía con cierta angustia que, aunque ya había decidido qué hacer, seguía teniendo dudas sobre si ésa era la decisión correcta, y que esas dudas las “tendría siempre”. Quizá a mí la afirmación podía parecerme un poco apocalíptica (me vino a la cabeza que tal vez en el futuro siguiese con ciertas dudas sobre sus decisiones, pero que serían decisiones nuevas, no ésa en específico). Sin embargo, lo que era seguro es que él creía que eso era lo que ocurriría, y vivía su presente desde esa visión.

¿Qué hacer cuando la preocupación y las dudas a la hora de tomar decisiones nos acosan y paralizan? Ya hablé de ello antes, aquí, pero hoy quiero ofrecer mi receta de las 6 “m”, que no es para aprender a tomar la decisión “adecuada” sino para dar un pequeño salto en nuestro nivel de conciencia y lograr que, con el tiempo, las dudas dejen de caracterizar nuestra vida.

  1. Medita. ¿Qué tiene que ver meditar con todo esto? Meditar de forma regular va a permitir que nos distanciemos paulatinamente de nuestra cháchara mental habitual, ésa que nunca calla. Con ello conseguiremos: a) Tomarnos un descanso mental sin necesidad de estar dormidos; b) Intuir que hay una salida, ya que no soy sólo eso que pienso, y con el tiempo indagar en la verdadera preocupación de fondo; c) Ir entrenando nuestra mente para que, en el momento en que nos asaltan las dudas, seamos capaces de darnos cuenta, dejando pasar esos pensamientos poco constructivos y cambiando de “tema” mental. d) Desarrollar la aceptación y comprensión hacia nosotros mismos (los estudios demuestran que quienes tratan de reprimir los pensamientos indeseados se estresan más que los que son más comprensivos consigo mismos).
  2. Muévete. Para neutralizar la cabeza hay pocas cosas más efectivas que dejar que el cuerpo tome el mando. El yoga físico implica un trabajo psicocorporal de gran valor, al colocarnos en situaciones incómodas que debemos mantener en el tiempo (un aprendizaje clave para los que buscan la seguridad y tienen miedo a decidir y fallar). Además, aprenderemos a respirar (una de los principales motivos de ansiedad está en que no respiramos correctamente). Pero simplemente bailar, o el practicar cualquier otra actividad física (desde pasear por un parque a ejercicios más intensos) funcionan muy bien, y mucho mejor que cualquier medicación contra la ansiedad.
  3. Mira lo que comes. Es de cajón, “somos los que comemos”, y sin embargo nuestra mente preocupada suele pasarlo por alto. Si en nuestra dieta son habituales los estimulantes y el azúcar, no es sorprendente que nuestra mente vaya a más revoluciones de las que nos hacen bien.
  4. Date Masajes. Otra clave para bajar a tierra, y regresar a lo esencial: lo que siente nuestro cuerpo. Un par de masajes al mes como mínimo, del tipo o el estilo que sean. ¿Que la economía no da para tanto? Nadie dice que tengan que ser dados por manos profesionales… El mero contacto es de por sí terapéutico.
  5. Pon tus Manos en acción. Cuando las manos están ocupadas la mente se calma. Cualquier actividad que implique usar las manos (trabajar con arcilla, cocinar, hacer artesanía o juegos manuales) tendrá un efecto calmante.
  6. Márcate un tiempo para preocuparte. Es difícil de conseguir sin un entrenamiento mental previo como el de la meditación, pero la idea consiste en dedicar un rato al día (por ejemplo, media hora) para preocuparnos a nuestras anchas. De esta manera, el resto de veces que nos pillemos con las inquietudes de siempre, nos daremos permiso para dejar de hacerlo. La media hora de preocupación, además, será activa y plena; es decir, nos sentaremos con un papel y un bolígrafo e iremos escribiendo (o dibujando) los temas de preocupación, buscando las posibles soluciones.
Advertisements

About Débora Altit

Periodista con más de diez años de experiencia en Periodismo y Comunicación, buena parte de ellos en China. Profesora de yoga, yogaterapia y meditación. Coach y practitioner de PNL. Con formación en Proceso Corporal Integrativo (PCI), Bioenergética, Biodanza... Interesada en el desarrollo personal a través del trabajo integrado de cuerpo y mente.
This entry was posted in Coaching and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s