La preocupación es una fuga

La semana pasada asistí a la presentación del libro “La meditación Mindfulness, fácil” publicado por la Asociación Hispana de Buddhismo, una asociación de la que no había oído hablar y que, por lo que cuentan en su web, se creó en 2012 y tiene una “vocación hispanoamericana” (supongo que de ahí las dos “d” y la hache en Budismo, una grafía que yo pensaba que en España ya no se usaba). La meditación mindfulnes, fácil / daltitcoachingSu propósito, dar a conocer en España el Budismo Theravada, la forma más fiel al Budismo surgido en la India en el siglo V a.C. y en cuyo estilo de meditación es en el que en esencia se inspiran (junto con el Zen) las prácticas del mindfulness o atención plena.

La presentación de “La meditación Mindfulness, fácil”, a la que asistió el propio autor (el monje birmano Khammai Dhammasami) no resultó tan fácil como prometía y de hecho, tras su breve intervención, el turno de preguntas se centró básicamente en aclarar qué era lo que había explicado. En cuanto al libro en sí, por lo que he podido leer, seguramente no sea la mejor opción para tomar contacto con la meditación si el lector no tiene, al menos, cierto interés en el Budismo, ya que abundan los términos en lengua pali y, aunque estén explicados, a muchos pueden echarles para atrás. Además, en el prefacio del libro se viene a decir que la meditación tiene sentido como parte de un “paquete” o sendero (el Noble Óctuple Sendero), que incluye las acciones y actitudes establecidas por el Budismo. Es decir, sin mencionarla directamente, está rechazando la visión “aséptica” de la meditación centrada solamente en la atención plena y popularizada por Jon Kabat-Zinn.

En suma, el libro es un acercamiento al Budismo y a la meditación mindfulness, no sólo a la meditación, y no deja de resultar interesante por lo que tiene de escrito por una persona realmente conocedora del tema del que habla.

Me gusta su propuesta de acercarse a la meditación muy poco a poco, practicando, por ejemplo, diez minutos dos veces por semana y desde ahí ir aumentando el tiempo de práctica. Y también me gustó un símil mencionado en la presentación, el de ver las preocupaciones como “fugas”, y que creo que, a partir de ahora, voy a incorporar a mi vocabulario habitual. Incluyo aquí unos párrafos tomados del libro, en el que lo explican con más detalle (la negrita es mía):

“Podemos comparar la mente con un lago lleno de flores de loto y criaturas acuáticas. Si tienes un gran lago lleno de agua impoluta, tendrás un medio ambiente verde, del cual puede depender la gente de los alrededores. La mente es algo como el agua pura y el lago es como nuestro cuerpo físico. Imagina qué pasaría si hubiera una fuga de agua. Al final, el lago se secaría. Las criaturas acuáticas y las flores de loto morirían. El medio ambiente verde ya no existiría. La gente ya no podría depender más de él. Fíjate aquí en la palabra “fuga”. Sugiere que el lago está desaguando sin tu conocimiento. No te das cuenta de lo que ocurre o de la necesidad de evitar la fuga.

Exactamente igual, durante el día, aunque no sea esa nuestra intención, los pensamientos vienen a nuestra mente y hacen que nuestra energía mental se desperdicie. Nos quedamos exhaustos tras 20 ó 30 minutos de estar inmersos en pensamientos dispersos. Entonces, ¿qué haces? Los dejas de lado y suspiras, que es un signo de agotamiento. A veces ni siquiera puedes dormir porque la energía mental se te está escapando. La frustración es una fuga de agua. La ansiedad es otra fuga. La energía mental se desperdicia. No te das cuenta porque se trata, precisamente, de una fuga.

(…) Supón que eso ocurre a diario. Al cabo de una semana, llegas a casa y te irritas a la mínima. Entonces, podrías empezar a echarle la culpa a los demás, a veces a tu familia, quizás por un problema sin importancia. Empiezas a discutir, empiezas a perder capacidad de apreciar lo que tu familia está haciendo por ti. Así que, ahora, las criaturas acuáticas son los miembros de tu familia. No pueden estar felices alrededor de una persona nerviosa. Si hay alguien nervioso en esta habitación, y no digo deprimido, sino simplemente nervioso, entonces nadie será capaz de sonreír”.

Advertisements

About Débora Altit

Periodista con más de diez años de experiencia en Periodismo y Comunicación, buena parte de ellos en China. Profesora de yoga, yogaterapia y meditación. Coach y practitioner de PNL. Con formación en Proceso Corporal Integrativo (PCI), Bioenergética, Biodanza... Interesada en el desarrollo personal a través del trabajo integrado de cuerpo y mente.
This entry was posted in Libros, Meditación/Mindfulness and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s