Hara, centro de la vida

Hara, centro de la vida / daltitcoachingEn este post voy a incluir algunas frases del libro “Hara, centro vital del hombre”, del autor Karlfried Dürckheim, y más concretamente, del capítulo “El hombre que dispone de Hara”. El hara, para aquellos poco familiarizados con conceptos orientales, es la forma japonesa de denominar el vientre y el centro energético situado en él (la palabra harakiri, cortar el vientre, seguro que suena más). Coincide aproximadamente con el tercer chakra indio, Manipura, que se suele situar en la zona del plexo solar y que está asociado a la voluntad y la identidad personal. Es un chakra que ya estaría abierto cuando nacemos (a través del cordón umbilical), aunque puede (o suele) bloquearse al crecer.

¿Cuál es la diferencia entre vivir teniendo como centro vital y rector nuestro vientre y hacerlo desde la mente, como suele ser lo habitual en nuestras sociedades? Esto es lo que Dürckheim opinaba:

“Quien dispone de Hara se sirve, sin duda alguna, de todas las fuerzas naturales del Yo, pero ha aprendido a no apoyarse únicamente en ellas, y a preservar su nexo con la otra dimensión, aquélla de donde le vienen las fuerzas que no dependen de las circunstancias”.

“El hombre que dispone de Hara está ahí, bien derecho. No es fácil hacer que se tambalee, ni que cambie de opinión; si recibe un golpe que le haga perder el equilibrio, o que le obligue por un momento a comprometer todas sus fuerzas, recobra con toda naturalidad su centro”.

“El hombre que dispone del Hara no se agota. A medida que aprende a anclarse en el Hara va consiguiendo eliminar los trastornos somáticos y psíquicos provocados por el Yo existencial, así como dejar que pasen las fuerzas regeneradoras que le vienen del fondo”.

“El hombre que está en el Hara sabe también esperar. Cualquiera que sea la situación en la que se encuentre, da muestras de paciencia y siempre tiene tiempo”.

“El hombre que dispone de Hara está en calma. También el Hara ejerce una virtud curativa con respecto al nerviosismo, bajo cualquier forma que se presente. Desaparece la agitación, y los ligeros movimientos involuntarios”.

“Enraizarse en el Hara es dejar brotar esa fuerza de lo profundo, que dota al hombre de un espíritu de invención, de dones creativos, haciendo que actúe con intuición, imaginación, y de forma objetiva, liberándole de la rigidez de las formas de pensar bien conocidas, de los resultados logrados, de los hábitos bien queridos”.

Advertisements

About Débora Altit

Periodista con más de diez años de experiencia en Periodismo y Comunicación, buena parte de ellos en China. Profesora de yoga, yogaterapia y meditación. Coach y practitioner de PNL. Con formación en Proceso Corporal Integrativo (PCI), Bioenergética, Biodanza... Interesada en el desarrollo personal a través del trabajo integrado de cuerpo y mente.
This entry was posted in Libros, Meditación/Mindfulness, Yoga and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s