“Voy a ser mamá”

Ayer recibí una llamada de mi amiga R. para decirme que estaba embarazada. Conozco a R. desde hace ya unos cuantos años, de nuestra época en China. Recuerdo una temporada en la que estuvimos viviendo juntas, y una de las cosas que más me admiraba era verla levantarse cada mañana y, diez minutos más tarde, ver cómo salía por la puerta de casa, duchada y perfectamente arreglada. Yo, con suerte, me apañaba en una hora. R. no es eficiente. R. es la eficiencia. Probablemente la descripción que le va mejor es la que hizo de ella un ex mío, hombre bastante hiperactivo y dinámico de por sí: “es un fenómeno de la naturaleza”.

El caso es que está ya embarazada de tres meses pero no se había dado cuenta (todavía no se ha metido en el modo embarazo, y habla de meses y no de semanas). Le pregunto si no había tenido algún síntoma y, recapitulando, reconoce que había habido cambios. Pero estaba en sus cosas, y su marido, que es el perceptivo y sensible de la pareja, no se lo había notado, así que ella había asumido que sus faltas escondían otro motivo. Acto seguido me comenta que quiere cambiar de ginecólogo, porque no le ha gustado demasiado la atención que ha recibido y me pregunta si sé de alguno, y me pide consejo sobre esas cosas de la crianza y tal…

Le doy algunas ideas, colgamos y me quedo pensando un rato. Aunque nadie lo diría al verla porque, en realidad, es muy femenina, R. ha vivido todos estos años, y te lo cuenta sin problema, alejada de la feminidad, tanto de la postiza (echarse potingues y cremas) como de la más natural, aquella que va más unida a la Tierra, a lo corporal, a lo más esencial. En nuestra sociedad todas vivimos, a no ser que voluntariamente hagamos algo por remediarlo, de espaldas a esa esencia, que ni siquiera sabemos bien en qué consiste… La doctora Christiane Northrup (autora de “Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer”), asocia la separación entre cuerpo y mente a la cultura patriarcal. No es culpa de hombres o de mujeres, todos formamos parte de este sistema milenario, todos los perpetuamos aun involuntariamente.

En un proceso completo de crecimiento personal, y especialmente si somos mujeres, en algún momento tenemos que preguntarnos también qué nos pasa con nuestro sexo. Qué nos pasa con nuestras heridas, que es casi seguro que las tenemos. El pasado mes de mayo, en Brasil, se extendió con rapidez entre las redes sociales un texto de una mujer que hablaba precisamente de eso (puedes leerlo, traducido al español, aquí). Es bastante largo pero merece la pena dedicarle un rato, porque pone por escrito, y nos hace recordar, todas aquellas cosas que, día a día, fuimos asumiendo como “normales”. Me parece interesante su lectura tanto para mujeres como para hombres, especialmente para aquellos que dicen “que no hay quien nos entienda”. Pero por leerlo, sin más… Para (re)tomar conciencia. Ni el papel de víctima ni el de verdugo son fáciles, y los dos atan igual.   

En cualquier caso, el motivo principal de esta entrada, reflexiones aparte, era incluir el link a un blog que me encanta, y que recomiendo a amigas y conocidas en cuanto surge la oportunidad, y que por supuesto he recomendado a mi amiga recién embarazada. El blog se llama Estudios sobre el útero y su autora, Mónica Felipe-Larralde, habla sobre feminidad y maternidad y organiza por distintas ciudades encuentros y círculos femeninos (el círculo en oposición a las jerarquías y a las pirámides para explicar el mundo, qué alivio). Puede dar la impresión de que es un tema sólo dirigido a futuras madres, pero el blog es mucho más amplio, e incluye también el audio de una relajación fantástica y muy efectiva, de tan sólo 11 minutos, que yo recomendaría a tod@s si no fuera porque en un momento dado las instrucciones indican claramente “mi útero está relajado”… ja, ja. Aunque, bien mirado, ¿por qué no?

Advertisements

About Débora Altit

Periodista con más de diez años de experiencia en Periodismo y Comunicación, buena parte de ellos en China. Profesora de yoga, yogaterapia y meditación. Coach y practitioner de PNL. Con formación en Proceso Corporal Integrativo (PCI), Bioenergética, Biodanza... Interesada en el desarrollo personal a través del trabajo integrado de cuerpo y mente.
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s